Domingo de «Samba do Brasil»

Este domingo 153 millones de brasileños eligen su nuevo presidente.

Un Brasil dividido elige este domingo a su Presidente en los comicios más igualados de los últimos tiempos

Un segundo mandato de Bolsonaro, dicen, causaría un daño irreversible a las instituciones del país y provocaría un giro hacia el gobierno de un hombre fuerte. Una victoria de Lula, señalan, colocaría a Brasil en el camino hacia el estilo de socialismo de Cuba o Venezuela y erosionaría los valores tradicionales.

El voto es obligatorio para los brasileños entre 18 y 69 años, y opcional para los jóvenes de 16 y 17 años, así como para los mayores de 70. Para acceder a la urna, los electores deben presentar un documento con foto para comprobar su identidad.

El elector debe digitar el número de su candidato en la urna electrónica y verificar su nombre y fotografía para confirmar su voto. Lula es el número 13; Bolsonaro, el 22. En la cabina de votación no está permitido el uso de celular, que se debe dejar antes en la mesa de votación.

En Brasil no existe una ‘ley seca’ nacional, que imponga restricciones a la venta de bebidas alcohólicas, pero algunos de los Estados adoptan algún tipo de regulación. La legislación electoral establece que los electores no pueden ser arrestados ni detenidos desde cinco días antes de los comicios, a menos que sean capturados en flagrancia, en cumplimiento de una sentencia judicial por un delito no sujeto a fianza o por incumplimiento de salvoconducto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.