Reíte y te daras cuenta qué más vale una cara feliz, a qué una lágrima la lavé

Tenemos todo para salir de una situación inesperada.

Todos pasamos por momentos difíciles, pero nos diferenciamos en nuestra manera de gestionar nuestros sentimientos en esas situaciones. Algunas personas caen en un pesimismo y una tristeza tan intensa que esta pasa a ser el centro de sus vidas, haciendo que solo vivan para ella

Saber regular dónde se ha de concentrar nuestro foco de atención nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida. Pero tene en enclaro qué la solución a todos nuestros problemas la tenemos nosotros mismos.

Cuando sonreímos, nos sentimos fuertes, alegres, dinámicos la imaginación nos rodea de cosas positivas. Sin embargo, cuando nos enfrentamos a un contratiempo, a un fracaso o una pérdida inesperada, nuestra seguridad se tambalea un poco. Nos ayuda a cuestionarnos y a indagar sobre ciertas certezas.

Recorda qué vivimos generando energía, y es, ésa misma energía,  la que te dará de nuevo la plenitud de vivir, «Con o Sin» problemas, porqué van a ser parte de nuestra vida. Todos tenemos algo que solucionar, todos padecemos de momentos raros e inesperados, y es ahí cuándo tenemos qué activar nuestra mejor defensa, qué es la sonrisa, si reite y te daras cuenta,  qué más vale una cara feliz, a qué una lágrima la lavé..

 

POR: Daniel A. C.,

Colaboración: N.P.F

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.