¿Por qué hay tanto tiempo adicional en los partidos del Mundial de Qatar 2022?

Un Mundial donde el tiempo adicional no pasa más.

Anteriormente, han corrido rumores de que los partidos de fútbol se deberían acortar respecto a su duración tradicional de 90 minutos para atraer a una generación más joven, acostumbrada a digerir contenidos rápidamente.

Sin embargo, en la Copa del Mundo de 2022 en Qatar, el público está experimentando partidos que se han hecho mucho más largos.

Hemos visto a los árbitros asistentes levantar sus pizarras electrónicas al final de los tiempos en los partidos de Qatar, señalando mucho más de los cuatro o cinco minutos habituales.

Siete u ocho minutos parece ser el mínimo. En algunas ocasiones ya se han añadido más de 10 minutos.

El resultado es que solo uno de los ocho primeros partidos del torneo ha terminado en menos de 100 minutos.

De hecho, según el sitio web de estadísticas Opta, las cinco mitades individuales con más tiempo de paro en un solo partido del Mundial, desde que se iniciaron los registros en 1966, sucedieron todas el lunes y martes en la Copa del Mundo de 2022.

El 6-2 de Inglaterra sobre Irán sumó 117 minutos y 16 segundos, con 14 minutos y ocho segundos añadidos al final de la primera parte y 13 minutos y ocho segundos al final de la segunda.

Como resultado, el penalti de Mehdi Taremi, con 102 minutos y 30 segundos en el reloj, fue el más tardío marcado por cualquier equipo en un Mundial desde 1966.

Se añadieron 14 minutos y 34 segundos al empate 1-1 entre la selección de Gales y la de Estados Unidos, 12 minutos y 49 segundos a la victoria de Países Bajos por 2-0 sobre Senegal y 10 minutos y 18 segundos a la victoria de Ecuador por 2-0 sobre el anfitrión Qatar en el partido inaugural del torneo.

Parte del tiempo añadido se debió a las largas interrupciones por lesiones.

El portero iraní Alireza Beiranvand sufrió un grave traumatismo en la cabeza en el partido de su equipo contra Inglaterra, mientras que el defensa saudí Yasser al-Shahrani se lesionó con un rodillazo de su propio portero, Mohammed al-Owais, contra Argentina.

Sin embargo, los partidos alargados forman parte de una iniciativa de la FIFA, el organismo rector del deporte, para luchar contra la percepción de pérdida de tiempo y reclamar el tiempo perdido por las celebraciones de los goles, las revisiones del árbitro asistente de video (VAR) y las sustituciones.

Pierluigi Collina, afamado exárbitro y actual presidente de la Comisión de Árbitros de la FIFA, explicó antes del comienzo del torneo que los aficionados deberían esperar partidos de más de 100 minutos, con tiempos añadidos de más de «siete u ocho minutos».

«Esto no es nada nuevo», dijo Collina en una conferencia de prensa. «(En el último Mundial) en Rusia, se hizo bastante normal que el árbitro asistente mostrara la pizarra con siete, ocho, nueve minutos.

«Lo que queremos evitar es tener un partido con 42, 43, 44, 45 minutos de juego activo. Esto no es aceptable”.

«Siempre que haya un incidente, como una lesión, una sustitución, un penalti, una tarjeta roja o la celebración de un gol, quiero subrayarlo porque es un momento de alegría para un equipo, para el otro quizá no, puede durar un minuto o un minuto y medio”

«Así que imagina que en un tiempo se anotan dos o tres goles y es fácil perder cinco o seis minutos y este equipo debe ser compensado al final».

Sin embargo, estos partidos más largos han provocado una respuesta ambivalente por parte de exjugadores y expertos en fútbol.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.