Tragedia en Plaza Huincul CGT Se solidariza y reclamo seguridad laboral

En estas horas de dolor y conmoción por el incendio ocurrido durante la madrugada en una refinería
petrolera de la ciudad neuquina de Plaza Huincul, la Confederación General del Trabajo-CGT Regional
Río Negro expresa su solidaridad con las familias directamente afectadas por la tragedia y con el conjunto
de compañeras y compañeros trabajadores que allí se desempeñan.
Pero además, exigimos que la investigación judicial ponga especial atención en las medidas de seguridad
laboral obligatorias en cualquier actividad, y más aún en tareas de alto riesgo como las que tienen que
desarrollar cotidianamente los trabajadores y trabajadoras del sector hidrocaburífero.
Sin abrir juicio en particular sobre las responsabilidades que pudiera tener en este caso la firma que está a
cargo de la refinería -New American Oil (NAO)-, sí queremos reiterar una advertencia realizada
innumerables veces por organizaciones sindicales acerca de la inhumana prioridad con que las empresas
suelen reducir sus costos económicos, a riesgo de dejar sin resguardos y protección a las personas que
trabajan en sus instalaciones.
En ese sentido, hacemos propias las palabras de nuestros compañeros del Sindicato de Petróleo y Gas
Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, expresadas al declarar hoy un paro a raíz del incendio en la
refinería de Plaza Huincul: “Es tiempo de poner fin a la avaricia que prioriza las ganancias por sobre la vida
de los trabajadores. Hemos intentado por los mecanismos legales avanzar sobre estos temas, pero es
imposible cuando una de las partes mira los números y no a los trabajadores y sus familias”.
Como representantes de la clase trabajadora rionegrina, además de solidarizarnos con el dolor por la pérdida
de vidas humanas y de lamentar los daños materiales en instalaciones petroleras de nuestra vecina provincia,
la CGT-Regional Río Negro exige una investigación a fondo para determinar posibles faltas de
cumplimiento de las normas de seguridad en el trabajo.
Si efectivamente hubiera responsabilidades empresariales en la tragedia, se trataría de un hecho criminal
que no debe quedar impune, y tampoco debiera repetirse jamás en ningún lugar ni en ninguna actividad
donde esté comprometida la vida y la integridad de trabajadores y trabajadoras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.